lunes, 5 de noviembre de 2012

El tren va,
El tren viene,
El tren se cruza,
El tren es amarillo,
El tren es azul,
Unas veces es naranja.

El tren teje bajo la tierra
una red de destinos secretos,
El tren no descansa,
Su velocidad es el pulso
De la ciudad que no duerme,.

El tren abriga en su interior
 A todo aquel que llega buscando ayuda,
El tren los lleva,
El tren los remueve,
El tren los eleva.

En el tren cristianos, musulmanes,
Judíos, palestinos, indues, paquistaníes,
Americanos, asiáticos y un jericoano.

El tren conoce muchos destinos, parece que es muy sabio.
Yo ni idea tengo del mío,
Pero confió en el y raudo
Me entrego al vértigo del viaje.

Andrés Restrepo jersey 22-10-2012