martes, 28 de agosto de 2012

INTERRO


No entiendo cual es mi malestar,
No entiendo como los años no arrojan sabiduría
Sobre estas acciones que me están definiendo
Cada vez más en el ser que no he querido ser,
No entiendo mis reclamos inconsecuentes,
No entiendo mis mareos,
Mi estrabismo incipiente,
Mi talón de Aquiles en la garganta,
Mis zapatos rojos que ya no combinan con nada,
No entiendo mi parsimonia,
El liderazgo que el pesimismo ha ido logrando en mis noches,
No entiendo por qué me aturde la luz de la tarde,
Me fatiga la muchedumbre y me eriza la piel un recuerdo,
No entiendo que cada mañana despierte
Con la sensación de no entender nada,
No entiendo que me esté inquietando
Por la falta de tales entendimientos
Yo que hasta la semana pasada fui tan entendido.
Tan entendido.

Medellín 28 de Agosto de 2012