martes, 24 de abril de 2012

CHAT

Mientras sea con tus dedos;
 bienvenido todo,
acaríciame,
bordea mis sinuosos recorridos,
chupa, lame y muerde el claroscuro de mi región báltica,
serpentea con tu lengua las borrascas de mi piel,
sofócame con tu sudor,
vacía tus jadeos entre mi oído y mi espalda.

Déjate llevar por el beneplácito de tu deseo
después de todo, cuando cierre mi chat, iré
al refugio de mi marido que aguarda en nuestra cama sin conexión.

Andrés Restrepo
Medellin 20 abril de 2012