miércoles, 31 de agosto de 2011

ACTO DE FE


REFLEXIÓN DE BRANDON MURRAY

Mi curiosidad no cuenta, todo lo he hallado por azar, todo atravesado en el camino, nada buscado, lo escudriñado vino después, querer meter la mano, adulterar, palpar, huir, temer.

Tampoco cuenta mi gentil figura aunque el espejo tiene sus secretos, debo admitirlo no es mi espalda ancha, ni mis recias piernas, ni mis firmes caderas las que me han permitido figurar en los titulares del informativo matutino de una chica de buena familia y de buenas dotes.


Lo que tengo ha sido logrado con esmero, las palabras bien utilizadas y puestas en su sitio han sido el oro que abunda en mis arcas, donde otros han medrado yo he puesto la oriflama de mi verbo y he colonizado con cierto estoicismo estos territorios donde ahora me habitan con caricias y demás artilugios íntimos que son lo mas próximo a las palabras que ellas tienen.

Me gusta ser amado, no tengo una dosis exacta simplemente me gusta sentirme amado, es una sensación imposible de disimular, me alebresta que ellas entre sí me comenten, que soy un rufián, un pelele, un bueno para nada y un malo para todo, que después de todo soy encantador, que en la penumbra no soy un embrujo.

Sospecho que detrás de todo esto no hay mas que miedo, una frustración, un asunto no resuelto en la infancia, alguna vez alguien opino que debería buscar ayuda y le hice caso, es lo que hago busco ayuda constantemente y me apoyo de la voraz poesía que me desacredita, invito a un fantasma a unas copas y celebramos cantando hasta el amanecer, le chupo la comisura de su aliento, me revuelco en su lívida piel de sabana y al filo del combate donde despunta el alba sus mechones incendiarios me descubro incipiente y obsceno babeando el colchón de un motel.

El reconocimiento de mi síntoma no me hace distinto de aquel que lo niega, no soy mejor por ser honesto, la honestidad solo me ha traído problemas, nadie quiere que le digan dos o tres verdades que lo acerquen al ser del que siempre está huyendo, esa tal vez es mi única virtud; la insana manía de ir siempre de cara a lo mas horrido de mi mismo, situación que a muchos molesta, pero que disfruto en abundancia, mas que me comenten rufián o pelele.

Lo que tengo, para ser sensato, es nada.

Pero como me gusta el mar y rascarme los talones en su playa, traficar con lágrimas, insistirle a los amores desahuciados, tomar vino con fantasmas, meter la mano, adulterar, palpar, temer, huir.

Carlos Andrés Restrepo E.

2011-04-05

lunes, 22 de agosto de 2011

SALUD MENTAL


ahora resulta que es la hipófisis o el corazón tal vez
o mis dientes que han mordido las tentaciones del mundo
sin recuperar la des armonía de la linealidad.

ahora resulta que soy un señor con apariencia de Joven
que tira piedras al lago para entender el misterio del infinito,

ahora entiendo que morir es una necesidad aveces,
un desacierto en otras; que besar clandestinamente a una mujer
no es infidelidad sino eternidad ocurriendo, finalizando.

entiendo que es posible que muera ahora o mañana o algún día,
y que el lugar no importa.

ahora resulta que la vida ea así y que soy uno más viviendo.

andrés restrepo
Medellín dos C de Gosto del año tal.