martes, 26 de julio de 2011

HEMUS DEBIDO ALBURES


He tomado la decisión de no sufrir.

En mis manos está el poder de la sanación,

En mis labios la palabra vivificadora,

Nadie por mí dará la caricia oportuna,

Ni pronunciará mi Magnificat;

La salutación de mi festiva alma

Al arribo de mis sucesivos cuerpos.

He tomado el sendero que no se bifurca

Pero que tiene en si mismo todos los destinos,

¡Qué Alegría¡

Voy entre aromas de fiesta,

Tropiezos,

Desencuentros

Y hallazgos.

Un día es viernes y al siguiente invierno,

Los arco iris cuelgan de los cuellos de los

árboles y Merceditas canta mientras se menea

bajo su falda de aguas corrientes.


He dejado atrás varios sobresaltos,

Ahora lo primordial no importa;

Interesan tus ojos -amor de nube-

Y el subfondo de tus palabras venideras.

Básico el croar de tu pecho en la lluvia,

La chispa de tu beso en la oscuridad

La cosecha de mandarinas en tu vientre

La distancia fresca entre nuestras costumbres.

He dicho a mis adentros

Que todo puede ser de afuera

Pero que existen las puertas

(En caso de emergencia) además

Las ventanas y los conciertos para solista.

Mi amor no es tan extenso como mi deseo

De habitarlo y sin embargo me abandono

En la idea de que todo no es felicidad y apegos,

Algo de fiero ha de haber en eso de ser de todo el mundo.

Canto una vieja canción nueva

En las tardes frente a las montañas

Que no cesan de redondear mis ojos con sus sinuosos verdes,

Canto el mismo estribillo -tarareo ó silbo-

A veces gorjeo.

Un salto aquí,

un abrazo allá,

Tralalí tralalá.

He tomado la decisión de ser triste

Sin que implique el abandono de la risa;

Se puede mirar conmovido el mundo

Sin perder el sentido del humor.

Me he roto la pierna jugando a la golosa,

Se desgajó el pomo con la soga del columpio.

He provocado quemaduras

Qué-maduras, maduras guayabas

Rodando manga abajo como ilusiones

Que no quiero detener.

He provocado inventos,

Cuentos

Cientos,

Aciertos,

Desiertos,

Conciertos inciertos.

Me he figurado niño,

Pueblo,

Labranza,

Barbero,

Pintor,

Escribiente

Fraudulento,

Asmático,

Vinático,

Gafufo,

Velillo, velón, que toquen las doce

Que ya casi son.

Quiero ir a todas partes y seguir siendo

De un solo sitio, lo más lejano es el corredor

Donde escribo estos versos,

Mi nombre el más difícil de Pronunciar,

Mi letra la más compleja de entender,

Mis hábitos los más estrafalarios de la cuadra,

Mi ropa es de segunda mano

Y mis manos de primavera,

Mis sueños andan por ahí rebuscando la vida

Reinventando sus despertares

Van a pie así conocen más.

Hoy me encontré con mi padre

Y estaba triste, me vi en sus ojos

Me escuché en su voz,

Me dolí en su espalda

Pero seguí siendo yo,

Hoy me di cuenta lo mucho que lo quiero; lo mucho que no quiero parecerme a él.

Hoy decidí no esperar más el milagro

No creerme el santo, de verme en las

Celestiales glorias del nuevo mundo,

No combatiré el insomnio,

No conservare las canicas en el bolsillo

Ni atiborraré el alma de más grillos.

Hoy decidí no sufrir... Qué risa.


Andrés Restrepo E.

sábado, 23 de julio de 2011

CUANDO YO MIMABA

Cuando yo mimaba, era yo mismo el gesto














la cabala, el entrecruzamiento de palabras, era yo el pseudoverbo.

jueves, 21 de julio de 2011

SUPUESTOS



Provocas un soneto antiguo de esos

En que se leía: nívea, dulce, Jazmín, doncella.

Provocas un fragmento de opera de esos

En que se silencia el mundo cuando ocurre el aria.

Provocas una distracción en hora pico de esas

En que se descarrila el mundo.

Provocas un romance

Una cantiga de sabio

Una palabra sutil

Un buen gesto.

Provocas a las tres de la tarde

Ignorar todo lo anterior y asaltarte de frente

Burdo y bohemio,

Pestilente y anodino,

Morderte la boca y celebrar la vida en tu cuerpo.

Provocas salir huyendo,

Pero corro el riesgo y me quedo.


Carlos Andrés Restrepo